La visita

Tomado de la tecla del duende del periodico juventud rebelde.
Cincuenta años cumplió JR. Y uno se va, irremediablemente nostálgico, a hojear archivos. Muchas de las páginas de ayer nos enorgullecen y nos retan a mantener alta la varilla. Les dejo fragmentos de una crónica publicada por el maestro Manuel González Bello, el 7 de abril de 2001. ¡Felicitémonos!

«Mañana viene la visita. Una visita de arriba, que es lo importante. De nivel. Por suerte, hubo aviso. Y ya se sabe: Visita avisada no mata soldado. Alánimo, alánimo, a mandarse a correr. (…) Que Paca se ocupe de actualizar el mural, que quite ese comentario sobre las Olimpiadas de Sidney y que cambie el afiche, que ya el Día de la Mujer pasó. Debemos tener un mural actualizado, compañeros, porque el mural muestra la fuerza de nuestra labor político-ideológico-sindical-administrativa-combativa. No, no, eso del Departamento Rezagado quítenlo, que se vea que todos somos vanguardias. Claro, tú como responsable de Higiene debes garantizar la limpieza, que barran bien el piso, las paredes y el techo. Y temprano, para que no nos pase lo que ocurrió aquella vez en un lugar: llegaron unos compañeros y se pararon a esperar a que la empleada terminara de limpiar el pasillo, y ella, muy amable, les dijo: “Pasen, pasen… Si total, hoy estamos limpiando porque viene el Ministro”. ¡Y uno de los compañeros era el Ministro! (…) Sí, claro, los baños también. Quita esos periódicos viejos colgados en el clavo y pon papel sanitario. No sé, invéntalo. ¿Y si a uno de los visitantes se le ocurre ir al baño? Porque las visitas también van al baño. (…) Gordillo, tú, como jefe de Abastecimiento, debes garantizar un buen almuerzo. No te me vayas a aparecer con las croquetas de alpargata y el dulce de cáscara de yuca. Ah, no sé; pero mañana pones un almuerzo variado y en colores. Y hay que estar atentos, compañeros, por si aparece un gracioso y comenta: “Se ve que hay visiiita”; en ese caso reímos todos y decimos que es un chiste. (…) ¿Cómo? ¿Pero no han arreglado esa pared todavía? No, ya no hay tiempo. Busquen unos cuantos gajos y flores y que Pancha, que tiene tan buen gusto para esas cosas, haga un adorno que tape el hueco. Y que de paso le cuelgue un cartelito que diga: “Saludamos a la visita con todas las tareas cumplidas y el entusiasmo al día”. A ver, Calisterio, ¿ya tú hiciste el informe del sindicato? ¿Pusiste que la Administración apoya al sindicato en sus tareas de contrapartida de la Administración, que hay cooperación entre los factores? Eso es, así se hace. (…) ¿Lo de las cuentas por pagar? Eso sí está complicado. Pero bueno, explicaremos que, efectivamente, hay cuentas por pagar, pero hay otra cantidad parecida por cobrar, y que, según las leyes de la dinámica cuéntica, dos fuerzas contrarias en sentido opuesto, se anulan, es como si no existieran (…). Y por último, un favor, compañeros. Que todo mañana se vea natural, normal. No sea que la visita vaya a pensar que todo anda bien porque hay visita.

 

 

3 comentarios

    • Bernardo en 5 noviembre, 2015 a las 5:56 PM
    • Responder

    Sugiero que le recomiendes a Pánfilo este guión. Es un proceder que ya lo tenemos en sangre y por demás, hereditario: se transmite de generación en generación. Lo serio del problema, es la risa que da.

    Saludos.

      • sachiel en 13 noviembre, 2015 a las 2:58 PM
      • Responder

      Sólo Berna, que los metodos y estilos han cambiado bastante, y hay visitas ninjas tambien….

  1. jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa es que es así mismo, la verdad lo ultimo que quiero es que se me venga a parecer una visita, si y díganme antisocial, pero es que soy vaga y eso bueno dice mucho de mi jajja
    por ahi nos pillamos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.